Higiene dental, los buenos propósitos

Recién comenzado el nuevo año llega la época de los buenos propósitos. ¿Y si uno de ellos fuera la buena higiene dental de nuestras bocas? Para que nos sea más fácil el objetivo hemos hablado con José Antonio Varela Castiñeiras, Técnico especialista en Higiene dental del Centro Dental Macía; clínica de referencia y dentistas de confianza en el área de Santiago de Compostela. Prestad atención a sus recomendaciones, son francamente útiles. 

“Una revisión dental es un 50% del tratamiento. Cuanto antes detectemos un problema, menor será el coste y menor será el riesgo de que esa pieza fracase”

Tener una buena salud bucal está al alcance de casi todos. Pequeños hábitos como lavarse los dientes después de las principales comidas del día o realizar las revisiones periódicas con un especialista pueden evitar grandes perjuicios en la salud bucodental.

P. ¿Cuál es el papel de la higiene dental en salud de bucal?

R. La higiene dental es primordial a la hora de tener una buena salud bucal. A través de la higiene dental nos evitamos problemas como pueden ser las caries o la inflamación de las encías. Con una mala higiene bucal lo que vamos a conseguir es acarrear problemas mayores que luego tienen más difícil tratamiento y un coste mucho más elevado.

P. Desde el punto de vista del profesional, ¿cuáles son los hábitos imprescindibles?

R. Los hábitos más importantes son bastante sencillos. En primer lugar, hacer un cepillado, a poder ser, después de cada comida. Lo ideal sería tres veces al día. Además, a partir de la pubertad, cuando ya están todos los dientes formados en la boca, deberíamos intentar usar seda dental en la medida de lo posible. Por último, es muy beneficioso el uso del enjuague bucal. Estos enjuagues son colutorios que permiten acceder a zonas donde no consigue llegar el cepillo. Suelen llevar antisépticos, flúor y xilitol, que inhiben la formación del sarro. Suele ser un complemento importante al cepillado.

P. ¿Qué consecuencias tiene el tabaco en la salud de nuestra boca?

R. El tabaco debemos procurar dejarlo siempre, ya no solo por la salud de nuestra boca, sino por el organismo en general. El tabaco dispone de gran cantidad de aditivos y, con el paso del tiempo, acaba acarreando cáncer, y no solo oral.

Además de decolorar los dientes, el tabaquismo puede causar una pérdida prematura de ellos. El tabaco contrae vasos y venas, lo que provoca menos riego sanguíneo y menos aporte de oxígeno a los dientes, circunstancias que pueden derivar en periodontitis y una futura pérdida de dientes.

P. ¿A qué edad se deben iniciar los hábitos de higiene dental?

R. Debemos iniciar estos hábitos a partir de la erupción del primer diente en boca, que suele ocurrir a partir de los seis o siete meses. En ese momento, sus padres deben encargarse de limpiarlos, bien con una gasita o con una especie de dedales. Lo que deben hacer es pasarlo por los dientecillos para evitar esos acúmulos de bacterias que hay cuando se toma el pecho o el biberón. En niños pequeños, de hecho, suele haber la llamada ‘caries del biberón’, que se produce precisamente porque no hay una higiene desde edades tempranas.

P. Hay gente que podría pensar que la mala salud dental es, simplemente, una consecuencia de la edad y, por lo tanto, no hacen nada. ¿Hasta qué punto una buena salud dental puede evitar el deterioro que trae consigo la edad?

R. Lo que se busca con la higiene bucodental es tener la mayor salud bucal. Obviamente, cuanto mejor higiene bucal haya, durante más tiempo podremos mantener nuestras piezas dentales, bien sea evitando caries o evitando problemas periodentales. Una buena salud bucodental permite que los dientes perduren en el tiempo.

P. ¿Cuántas veces debemos lavar los dientes al día?

R. Se debe realizar después de cada comida. Si no es posible, como mínimo debemos lavarlos por la mañana y por la noche.

Es muy importante que inculquemos a nuestros hijos desde muy tempranas edades el hábito de lavarse los dientes después de cada comida. De esa manera, eliminamos restos blandos que se quedan después de las comidas y evitamos que proliferen las bacterias que provocan caries, gengivitis y demás enfermedades bucodentales.

P. El hilo dental, ¿se debe utilizar siempre?

R. Siempre ya que con el cepillo solo conseguimos llegar a determinadas zonas de la boca, mientras que el hilo dental está hecho exclusivamente para limpiar los espacios dentarios, aquellos donde el cepillo no consigue llegar.

P. ¿Y los colutorios también se deben utilizar siempre?

También se deberían usar. En mayor o menor medida, pero se deberían usar. Al igual que la seda dental, es un complemento al cepillado. Al ser un líquido, conseguimos que llegue a zonas donde el cepillo dental no lo hace. Contribuye a mejorar la higiene bucodental.

P. En Centro Dental Macía recomendáis al menos una revisión cada año. ¿Qué papel juegan en la salud bucodental?

R. Una revisión dental es un 50% del tratamiento. Cuanto antes detectemos un problema, menor será el coste y menor será el riesgo de que esa pieza fracase. Si detectamos una caries, cuanto más pequeñita sea menor será el agujerillo que haremos en el diente y menor el empaste. De la otra manera, cuando uno se abandona, pues el coste es mucho más elevado, hay más complicaciones a veces hasta nos vemos obligados a eliminar piezas.

P. La gente dice que no acude a las revisiones porque de esa forma ahorra dinero porque “siempre aparece algo”.

R. Como dice el refrán, ‘Más vale prevenir que lamentar’. La prevención es un factor fundamental. Una revisión a tiempo, con una limpieza a tiempo, sí puede evitar problemas mayores. No todo el mundo necesita el mismo número de limpiezas. Por norma general, se suele hacer, mínimo, una limpieza al año, aunque la mayoría, entre los que me incluyo, necesitamos dos. Lo ideal sería una cada seis meses.

Dejar un comentario

El email no será publicado